El doble asesinato de José Couso

AVISO: Este artículo fue publicado el pasado 15 de junio en El Faro de Temis, blog del autor alojado en cuartopoder.es

Couso

Imagen de archivo de José Couso, tomada en Bagdad días antes de su muerte.

José Couso ha muerto dos veces. La primera herida mortal la recibió el 8 de abril de 2003 en Bagdad cuando un carro de combate estadounidense disparó contra la terraza de la habitación del hotel Palestina desde donde grababa la invasión de la capital iraquí. La segunda se produjo el 15 de marzo de 2014, cuando entró en vigor un recorte de la jurisdicción universal impuesto por el Gobierno de Mariano Rajoy con el único apoyo del PP. Una reforma que, según la más reciente interpretación del Tribunal Supremo, impide a la Justicia española investigar aquel crimen y juzgar a los autores. Sigue leyendo

Anuncios

Periodismo de becarios

El periodismo judicial tuvo ayer (otro) mal día. Uno de los protagonistas de la jornada fue el bombero coruñés Roberto Rivas, que hace unos 18 meses se convirtió en icono de la lucha antidesahucios al negarse a colaborar en la expulsión de su vivienda de una octogenaria residente en una céntrica calle de Coruña. Ayer le tocó jornada judicial, que así reflejaron en sus páginas web algunos medios:

  • Cadena SER: El bombero que se convirtió en símbolo contra los desahucios, a juicio
  • La Voz de Galicia: En el juicio, celebrado esta mañana en A Coruña, [Rivas] aseguró que «os bombeiros accedemos a este traballo para facer unhas labores e estas non son botar a xente das súas casas»
  • EL Mundo: Roberto Rivas acude al juzgado de A Coruña acusado de alteración del orden público

No sólo en éstas y otras muchas webs informativas, también en Twitter y en numerosas redes sociales fue asunto destacado el juicio al bombero Rivas. El problema es que nunca hubo tal juicio. Es cierto que el protagonista de esta historia visitó ayer un juzgado, el de lo Contencioso-Administrativo número 4 de Coruña, cuyo titular no debe haber salido todavía del asombro. Rivas compareció en la vista del recurso que presentó contra la sanción de 600 euros que le endosó la Subdelegación del Gobierno por negarse a cortar las cadenas que bloqueaban el acceso a la vivienda de la anciana desahuciada, lo que, en opinión de la autoridad gubernativa, provocó un incidente de orden público. Sigue leyendo