Despropósitos de la Fiscalía

Uno de los brocardos más conocidos de la ciencia jurídica proclama que “dura lex, sed lex”, latinajo que por conocido no necesita traducción. Muy presente ha debido tenerlo el fiscal de Madrid que, el pasado martes, hizo llegar al Juzgado de Instrucción 40 el escrito en el que reclama un total de 74 años y tres meses de cárcel para quince jóvenes detenidos durante los incidentes que siguieron a la ya famosa manifestación celebrada en la capital el 15 de mayo de 2011.

Para los que como a mí ya nos flaquea la memoria, un rápido recuerdo: aquel lejano día, unas 3.000 personas recorrieron el corazón de la ciudad en manifestación autorizada bajo el lema “No somos mercancía en manos de políticos y banqueros”. A su término se produjeron una serie de altercados en las inmediaciones de la Puerta del Sol. Un centenar de jóvenes acamparon esa noche en la plaza en protesta por la dura actuación policial. Fueron desalojados dos días después, pero ya habían sembrado la semilla de la que germinó el movimiento de los indignados, que pobló de acampadas el mapa español y dio la vuelta al mundo bajo el hashtag #Spanishrevolution.

El movimiento 15-M celebró en la Puerta del Sol el primer aniversario de su nacimiento

El movimiento 15-M celebró en la Puerta del Sol el primer aniversario de su nacimiento

Sigue leyendo

Anuncios

El arte de leer (bien) las sentencias

“La Audiencia justifica el asedio al Parlament” (El Mundo), “La Audiencia dice que asediar un Parlamento es libertad de expresión” (ABC), “La Audiencia decide que el cerco al Parlament no constituyó delito” (La Vanguardia), “La Audiencia justifica el asedio al Parlament por la libertad de expresión” (La Razón)… He de reconocer que, al leer esos y otros titulares parecidos, a mí también me embargó el estupor generado por la sentencia de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que dejó sin castigo los incidentes sucedidos en Barcelona el 15 de junio de 2011, cuando una manifestación impidió a muchos de los diputados catalanes acceder a la sede parlamentaria y provoco que la sesión de ese día se viese seriamente alterada.

audiencia-nacional

Tuve la suerte de iniciarme en esta profesión de la mano de excelentes profesionales, de los que adquirí numerosos vicios. Uno de ellos, beber siempre de las fuentes originales, así que no dudé en leer la controvertida sentencia. Y, ¡oh sorpresa!, resulta que su contenido no responde a los citados titulares. Sigue leyendo